Categorías
Bombardinos CATEGORÍA POR DEFECTO Clarinetes Saxofones Trombones Trompas Trompetas

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir una boquilla?

Cuando un músico viene a nuestra tienda a elegir una boquilla, habitualmente argumenta una de estas razones para cambiar su boquilla actual por una nueva:

  • «Quiero tocar más agudo/grave»
  • «Quiero tocar más fuerte/piano»
  • «Quiero mejorar resistencia»
  • «He mejorado, busco algo más grande/pequeño»
  • «Quiero toca como *artista de referencia*»

Pero, ¿son realmente estas unas necesidades lógicas a la hora de elegir nuestra nueva boquilla o hay «mejoras morales» que deberíamos tener en cuenta?

Tras nuestra experiencia de más de 17 años vendiendo instrumentos musicales y accesorios entre los que destacan las boquillas podemos afirmar que existe un código moral que debe prevalecer a la hora de elegir tu nueva boquilla. La «buena moral» te llevará al éxito en el futuro, sin embargo, la «mala moral» traerá cambios rápidos pero que probablemente de dañen en unos meses.

La mala moral a la hora de elegir tu boquilla

Vemos un claro ejemplo en el músico que busca ampliar su registro agudo, más rápido, más claro y más potente. Se basan para su elección de su nueva boquilla en lo que le comentan sus compañeros o en lo que ven en sus artistas de referencia. Vienen a tienda y prueban pasajes complicados e incluso al principio parece que todo funciona y mejoran. Después, cuando llegan a casa y tras varias semanas con la nueva boquilla su labio se lesiona y no pueden tocar.

En resumen, el músico busca tocar más agudo, más rápido y más fuerte pero se olvida de lo que debe ser el código moral correcto que debe guiar nuestra elección.

Todos en algún momento hemos buscado la herramienta mágica que nos haga mejorar y nos permita saltarnos lo que realmente funciona, la práctica y el estudio diario. 

Rara vez encontraremos esa herramienta mágica que nos funcione para el resto de nuestras vidas.

 

Qué debe guiarnos para elegir una nueva boquilla

Entonces si no es magia, ¿Qué debe guiar nuestra búsqueda de la nueva boquilla? el sonido. 

El código moral del sonido sugiere que la «buena conducta moral» se guía por el buen sonido.

Cuando somos principiantes, nuestra primera tarea es aprender a sonar. Una vez que lo tuvimos de manera consistente, comenzamos a aprender a hacer un buen sonido.

Si buscamos un buen sonido, tendremos de referencia un gran concepto de sonido. Y ese será nuestro sonido ideal, al que pretendemos llegar, al que nos aferramos y está tan arraigado en nosotros que se convierte en nuestra alma musical.

Al escuchar su sonido, éste te dirá claramente si su boquilla es realmente la adecuada y si es saludable o no para ti.

Consejos para elegir tu boquilla

Entonces, antes de probar boquillas lo que debemos preguntarnos será «¿Cuál es el mejor sonido que he escuchado, cómo me gustaría sonar?» Además debemos tener en cuenta que el mismo se produzca de manera lo más natural posible, sin estar forzado y sin manipulación.

  • Prepara una lista con no más de 3 o 4 opciones de boquillas para probar.
  • Empieza con el registro medio y luego ve explorando todos los rangos y matices.
  • Usando las escalas, prueba la articulación en todos los registros. También con el Legato, staccato…
  • Concéntrate en la afinación.

No importa lo cómoda que sea la boquilla, lo fácil que te ayude en los registros, si el sonido no es el adecuado, intentarás manipular el aire y la embocadura para buscar lo que estás buscando. Esta manipulación, a medida que vas tocando, dañará tu labio y te impedirá tocar con normalidad.

Imagina que estás en un concierto y desde tu butaca no puedes ver al solista. Entonces inclinarás la cabeza hasta que puedas verlo. El problema está resuelto, pero 30 minutos después tendrás un problema de tortícolis.

En resumen, deja en manos de tu sonido la elección de tu nueva boquilla. Los cambios deben ser progresivos y graduales para no equivocarte y elegir una opción que ve a ser perjudicial y no te permitirá disfrutar de la música.