Envios GRATIS a partir de 199 €
(+34) 96 292 81 43 info@sanganxa.com
 

¿Qué zapatillas elijo para mi clarinete?

Si ha llegado la hora de renovar las zapatillas de tu clarinete, te interesa esta entrada. Aquí te mostramos los modelos más comunes que solemos colocar en el Taller Sanganxa.

Zapatillas de Tripa:

Son las zapatillas más comunes en el mundo del clarinete y en la mayoría de los casos, son las que utilizan los propios fabricantes de clarinetes. Producen el sonido más “puro” y característico de este instrumento. Aunque su vida útil es de las más breves de todas las zapatillas que veremos, su sonido es rico en colorido, muy armónico y natural. Existen muchas opciones dentro de este tipo de zapatillas; de doble capa de tripa, de triple capa, con resonador (Yamaha). Las más comunes son las de doble capa.

Como vemos en la imagen, estas zapatillas se componen de una fina capa de tripa (sacada del estómago de la vaca) que envuelve al fieltro, sobre una base de cartón:

Zapatillas de Piel:

Son zapatillas más longevas que las de tripa y su sonido es  algo más oscuro y dulce a la vez, aunque cabe destacar que son propensas a endurecerse con cierta facilidad si no son bien tratadas y cuidadas. Al igual que en las zapatillas de tripa, existe una variedad muy extensa; piel blanca, piel marrón, piel de canguro, con resonador metálico, con resonador de plástico…

Se componen de una capa de piel, que al igual que las de tripa, envuelve al fieltro sobre el cartón.

 

Zapatillas Gore-Tex:

Son zapatillas que, con un cuidado y limpieza continua, pueden llegar a ser muy duraderas y aunque su precio es algo mayor, muchas veces merece la pena invertir un poco más. Se caracterizan por un hermetismo muy bueno en contacto con el clarinete, lo que proporciona una gran sonoridad y un mayor control sobre los matices.

Su composición consiste básicamente en una zapatilla de tripa como las anteriormente nombradas, recubierta de este tipo de material llamado Gore-Tex. El fieltro hallado en su interior puede ser tanto sintético como natural.

 

Zapatillas Valentino:

Se trata de zapatillas totalmente sintéticas de excelente sonoridad y hermetismo. Son las más resistentes al agua de las hasta ahora tratadas y proporcionan un sonido directo y brillante. Además no producen los típicos ruidos molestos al cerrar las llaves del clarinete y soportan muy bien los cambios de temperatura y humedad. Son algo más caras que las anteriores, pero sin duda son una muy buena opción a la hora de enzapatillar nuestro clarinete.

Se forman a partir de una capa de material impermeable que recubre otra capa de  sintético, que sustituiría al fieltro usado hasta ahora, asentado sobre una base de cartón.

 

Zapatillas de corcho:

Se trata de zapatillas formadas totalmente de corcho natural. Proporcionan un sonido brillante y directo y son ideales para las zapatillas que más sufren como la de 12ª.

Ya sabes, si necesitas cualquier aclaración o ayuda para elegirlas, no dudes en consultarnos en Taller Sanganxa.

Ricardo Lillo.

Técnico de Madera Taller Sanganxa

 

Zapatillas pegajosas: cómo evitarlas

zapatillas pegajosas

A todos nos ha pasado alguna vez que las zapatillas de nuestro instrumento se sentían como lentas, como que algo las mantenía cerradas durante unos instantes y hemos tenido una sensación de incomodidad y lentitud sólo equiparable a una visita al dentista. ¿Por qué ocurre esto?

Existen diferentes tipos de zapatillas: de corcho, de tripa, de piel, sintéticas, etc. Pero todas ellas se ensucian por el agua condensada que producimos al tocar, por la grasa de nuestras manos, el sudor o por el polvo del ambiente.

a65u-secador-de-zapatillas2

Por eso, dependiendo de nuestras características físicas o del lugar donde solemos tocar, deberemos tener especial cuidado con el mantenimiento de nuestro instrumento. Para ello, nos limpiaremos las manos con agua y jabón antes de montar el instrumento. Esto es muy importante, ya que además de prolongar la vida útil de las zapatillas, contribuiremos al buen funcionamiento del instrumento evitando la oxidación de los tornillos, pasadores del mecanismo y de las llaves y pilares.

Antes de cocinar hay que limpiarse las manos, y lo mismo haremos antes de cocinar nuestra música. Si ya se nos quedan las manos pringosas al tocar un caramelo, ¡imagínate lo que sienten las zapatillas cuando tocamos después de tomarnos un refresco!

Lo mismo ocurre con nuestra boca, por lo que es importante lavarse los dientes antes de tocar. El azúcar, en estos casos, es nuestro gran enemigo. Evítalo mientras tengas que hacer música.

Yamaha-Cleaning-PaperLimpieza de las zapatillas

La solución para arreglar el problema de forma puntual es utilizar papel de fumar o papel limpiador de zapatillas introduciéndolo entre la zapatilla y la chimenea. Presiona levemente contra el papel, sin tirar, para eliminar la suciedad o el agua que pueda tener. Este papel es absorbente, por lo que resulta una solución rápida y efectiva para evitar la humedad.

También existe una gran variedad de líquidos como el JL Smith Pad Juice para zapatillas, que elimina el ruido y evita que éstas se peguen. Útiles también son el papel secante para zapatillas los limpiadores para los oídos Tone Hole Cleaner, que permiten acceder a cualquier pequeño orificio del instrumento y así mantener las zapatillas en perfecto estado durante más tiempo.

Además, disponemos en el mercado de una amplia variedad de productos para mantener una buena limpieza de nuestro instrumento. Puedes encontrar desde bayetas para la limpieza del interior (gasas, paños de microfibra, de seda o de tela) hasta bayetas para el exterior pensadas para los diferentes acabados (plateados, lacados, niquelados…), pasando por utensilios como escobillas o varillas para facilitar el trabajo de limpieza.

bg_a32-2

Del mismo modo, hay productos en diferentes marcas: Denis Wick, Yamaha, Leblanc, BG, Bambú, Reka, Herco, etc. Por lo tanto, infórmate bien de qué es lo mejor para cada caso.

De todas formas, si ves que el problema de tus zapatillas pegajosas persiste, nuestra recomendación es que acudas a tu técnico de confianza para que te ayude a solventarlo, ya que puede ser que el problema venga de otro lugar. Por ejemplo, podría tratarse de un problema en los oídos de tu instrumento y que fueran éstos los que estuvieran sucios.

¡Cuida tu instrumento como se merece!

Autor: Javier Palomares, técnico especialista del Taller Sanganxa

¿Quieres saber más? Puedes leer nuestras 5 recomendaciones para la limpieza de tu flauta travesera

X