Envios GRATIS a partir de 99 €

Excelente 4.69 / 5.00 de 142  

(+34) 96 292 81 43 info@sanganxa.com
*

La mejor boquilla de tuba, ¿cual elijo?

La mejor boquilla de tuba, ¿cual elijo?

¿Qué boquilla de tuba elijo?

Esta pregunta es muy común a la hora de comprar una boquilla para un músico educando o cuando queremos cambiar nuestra boquilla actual, bien por el desgaste de ésta o porque no encontramos buenas sensaciones con ella.

Junto a esta pregunta también debemos formularnos la siguiente ¿Cómo quiero sonar?

Para escoger la boquilla idónea para nosotros hay que encontrar un equilibrio entre nuestras características físicas, la boquilla que queremos adquirir y nuestro instrumento.

Las partes de la boquilla

Lo primero que hemos de saber es qué partes forman una boquilla y como estas pueden afectar a nuestra forma de tocar.

Una boquilla está formada por cuatro partes:

El  Aro 

Esta es la parte que está en contacto directo con nuestra embocadura. Dependiendo del tipo de aro podemos encontrar diferencias en nuestra resistencia muscular, nuestra flexibilidad y en nuestro registro.

Un aro de tamaño grande nos permite un mayor apoyo de nuestra embocadura y por tanto un mayor resistencia a la fatiga de nuestros músculos faciales, aunque limita el trabajo de flexibilidad.

Un aro más estrecho, al ser más incisivo en nuestros músculos, nos perjudica a la hora de afrontar muchas horas con nuestro instrumento, provocando que el cansancio aparezca antes que con una boquilla con el aro más grueso, este tipo de anillo ayuda a ampliar el registro.

 

La Copa

En esta parte debemos estar atentos tanto al diámetro de la copa como a su profundidad.

Una copa con un diámetro grande nos facilita el paso de un mayor volumen de aire y dificulta que se rompa el sonido.

Un diámetro pequeño nos permite hacer sonar nuestro instrumento con más facilidad, sin tener que aplicar mucho flujo de aire, del mismo modo limita nuestro registro y dificulta un buen desarrollo de nuestra embocadura.

Por otro lado, la profundidad de la copa nos puede facilitar una mayor o menor claridad en nuestro sonido, así como ayudarnos  en un registro agudo o en uno grave.

Por lo general una copa profunda nos favorece a la hora de buscar un sonido más grande y oscuro, siendo perfecta para un registro grave.

Una copa poco profunda tiende a sacar un sonido más brillante y claro, este tipo de copas suelen favorecer a la producción de los sonidos agudos.

 

 

El Granillo

Este elemento, igual que la copa, condiciona nuestra resistencia y en nuestro registro. 

Si optamos por un granillo grande, este admitirá una mayor cantidad de aire produciendo un sonido grande y voluminoso, con el inconveniente de que este tipo de granillo nos provocará una fatiga prematura y nos hará tocar de manera forzada llegando a provocar una obstrucción involuntaria en nuestra garganta.

Un granillo pequeño nos ayuda con el registro agudo, pero no permite un buen flujo de aire dentro del instrumento y nos dificulta la emisión.

 

Es fundamental un buen equilibrio entre el tamaño de la copa (anchura y profundidad) y el tamaño del granillo, para así poder encontrar el sonido que buscamos sin que perjudique nuestro registro, ni que nos lleve a la fatiga a los pocos minutos de empezar a tocar. 

El Tudel 

Esta es la parte final de la boquilla, la que conecta todas las partes anteriores con el instrumento.

El tudel aparte de tener una función de unión por medio de su canal exterior también puede condicionarnos mucho nuestra manera de tocar dependiendo de la forma de su canal interior.

Un canal estrecho nos opondrá más resistencia, esto provocara que el aire que echemos circule más rápido por dentro del tudel y que salga un sonido más claro.

Si el canal es más ancho no opondrá resistencia al aire por lo que la velocidad de este será inferior haciendo que el sonido sea más oscuro.

Recomendación

Lo que hay que tener claro es que no existe la boquilla perfecta que nos sirva a todo el mundo puesto que cada tubista tiene una fisionomía y unas capacidades diferentes.

 

Está bien dejarse aconsejar, más todavía si eres alguien que empieza a tocar el instrumento, pero siempre hay que fijarse en las sensaciones que nos transmite a nosotros y de cómo suena nuestro instrumento al tocar con la boquilla que estamos probando. Para esto último es recomendable llevar una grabadora de audio o a alguien de confianza que nos diga desde su punto de vista como sonamos.

 

Carlos Navarro

Especialista de tuba y bombardino en Sanganxa

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X