Envios GRATIS a partir de 199 €
(+34) 96 292 81 43 info@sanganxa.com
 

¿En qué consiste un enzapatillado de clarinete?

¿Has pensado en realizar un enzapatillado a tu clarinete? ¿Sabes en qué consiste y cuándo debes hacerlo?

Son varios los elementos que nos pueden indicar que nuestro clarinete necesita un enzapatillado. Si notas que el instrumento hace ruido, que pierde aire o que cuesta soplar, puede ser que tus zapatillas ya estén viejas y no sellen lo suficiente. En ese caso, lo más probable es que tu clarinete necesite una revisión en profundidad. Es necesario equilibrar los posibles desajustes que con el uso se van produciendo en todo instrumento.

Cuando estos indicadores te empiecen a dar un aviso, desde el Taller Sanganxa te recomendamos que realices un enzapatillado completo a tu clarinete. Volverás a recuperar el tacto y las condiciones que te ofrecía tu instrumento cuando estaba nuevo.

¿Cada cuánto tiempo se debe enzapatillar un clarinete?

Es difícil establecer cada cuánto tiempo es recomendable realizar un enzapatillado . Todo depende de cuánto toques, de la calidad de tu clarinete o del cuidado que hagas del instrumento. Aun así, debes saber que es recomendable realizar un ajuste básico de forma periódica.

¿En qué consiste un enzapatillado de clarinete?

A diferencia de los ajustes, que son procedimientos mucho más superficiales, en un enzapatillado se realiza una puesta a punto en profundidad en la que se supervisan todos los elementos del instrumento.

clarinete enzapatilladoProceso de enzapatillado

Para empezar, en un enzapatillado es necesario desmontar por completo el instrumento, se quitan las llaves, los corchos viejos de las espigas. Una vez desmontado, se limpia la madera y se nutre con aceites especiales para madera, como el Bore Oil de Yamaha, para que ésta se hidrate tanto por dentro como por fuera para evitar posibles fugas.

Por otra parte, se limpian las llaves con la máquina de ultrasonidos y se pasan con la pulidora para recuperar el brillo.  Además, se limpian los pasadores y luego se engrasan con un aceite de tipo medio (como el de Hetman o el de Yamaha) impregnando también de aceite los tornillos.

Una vez hecho esto, se reemplazan los corchos y los fieltros que habíamos quitado previamente poniéndolos todos nuevos, y siempre siguiendo con la misma línea de materiales que trabajan en fábrica para conseguir el mismo tacto que tenía el instrumento en el momento de su fabricación. Se revisan, además, las chimeneas para comprobar que estén todas en perfecto estado y no estén astilladas y se comprueba si las llaves tienen holguras.

Enzapatillado clarinete tosca

Por último, se cambian todas las zapatillas, un proceso que requiere especial cuidado porque éstas se deben ajustar una a una y comprobar que no pierden aire por ningún sitio. En este caso, se asienta cada zapatilla individualmente y, una vez hecho esto, se equilibran y se nivelan entre sí.

Elección de las zapatillas

La elección de un tipo de zapatilla u otra (de tripa, de piel, Gore-Tex o Valentino) es lo que más afectará en cuanto a sonoridad y durabilidad del instrumento por lo que, si no tienes claro qué opciones tienes para poner zapatillas nuevas a tu clarinete te recomendamos que leas nuestro post: ¿Qué tipo de zapatillas elijo para mi clarinete?

Una vez terminado, se comprueba de nuevo que el clarinete no pierde aire utilizando la máquina de medir la presión para saber si tiene compresión y así asegurar que no haya ninguna fuga. Con todo esto, nuestro clarinete quedará perfecto durante una larga temporada para sonar en las mejores condiciones.

¿Por qué asignaturas como Historia de la Música te pueden servir para tocar mejor?

¿Cuál es el valor de una asignatura como Historia de la Música? ¿De qué forma nos puede servir para mejorar como intérpretes? Aunque en muchos casos está considerada como una de las “marías” del conservatorio, Historia de la Música es una de esas asignaturas fundamentales para la formación integral del músico y sumamente útil para el intérprete. José Vicente Carbonell Vidal, profesor del Conservatorio Superior de Música Oscar Esplá de Alicante, nos explica de qué manera podemos aplicar estos conocimientos en nuestro aprendizaje de instrumento. ¡Toma nota!

Enfocada eminentemente a la interpretación, la formación musical que ofertan nuestros conservatorios deja de lado muchas veces aspectos importantes para la vida profesional del músico que van más allá del estudio técnico del instrumento. “Da la sensación de que la carrera de música es una carrera de obstáculos, porque el músico siempre quiere tocar algo más difícil, pero el músico no tiene que dedicarse sólo a la interpretación de notas, debe saber cómo se interpretaban las obras y en qué contexto”, asegura José Vicente.

En definitiva, se trata de que esta asignatura sea útil para la vida profesional del músico, que complemente su formación para hacer de él un mejor profesional.

jose vicente Historia de la Música
Jose vicente carbonell, profesor de Historia de la Música

¿Qué aspectos son claves para aplicar en nuestra formación como intérpretes?

La escucha

Es importantísimo saber escuchar. “El músico tiene que discriminar lo que está escuchando, saber por qué se hacía así, saber qué texturas, tipos de armonías… La discriminación auditiva es un pilar fundamental dentro del estudio de la música”.

El discurso

De un músico no sólo se espera que sepa interpretar una pieza, también que sepa hablar de ella, que sea capaz de expresarse, conversar y hablar de la música que está tocando. En este sentido, José Vicente es muy claro: “No podemos permitir que una persona que quiera estudiar en el Conservatorio Superior no sepa hablar sobre aquello que está tocando”.

La reflexión

Poniendo en práctica los dos anteriores, un músico debe de ser capaz de reflexionar sobre la música que escucha o sobre aquello que interpreta, una carencia que es bastante frecuente entre los alumnos de conservatorio. “Echo en falta que los alumnos sepan debatir, por ejemplo”, comenta el profesor.

La investigación

Aunque quizás esto se vea como algo mucho más lejano para un intérprete, José Vicente Carbonell considera fundamental abrir una puerta hacia la investigación y apuesta fuertemente por ello en sus clases. “Yo pido a mis alumnos que se inicien en la investigación en relación a la música de su localidad, para aprender cómo y dónde buscar información y donde siempre consiguen descubrir algo”, una forma de motivación que sirve para conocer la música desde puntos de vista muy diferentes.

Éstos son sólo algunos de los conocimientos que se adquieren con una asignatura como Historia de la Música, una asignatura que, a pesar del encorsetamiento y la paulatina reducción de horas a la que se ve sometida, busca formar parte de una formación musical integral. Es cierto que en el programa educativo de los conservatorios aún falta mucho por hacer a este respecto, y más aún en comparación con Europa, pero no debe perderse el objetivo principal que busca, en definitiva, hacer de nuestros intérpretes mejores músicos.

Café con bemoles: Bernardo Cifres Amat

Bernardo Cifres es una de esas personas a las que siempre es agradable escuchar, ya se encuentre dentro o fuera del escenario, con las que el tiempo pasa volando y a la que parece no despegársele la sonrisa de la cara. Trompa solista de la Orquesta de la Comunitat Valenciana, profesor de la Cátedra de Trompa del CSMA de Aragón y staff Stomvi, en Sanganxa le hemos invitado a sentarse en el diván para hablarnos de todas esas cosas que también le importan a un músico y que muchas veces nos olvidamos de preguntar.

¿Te acuerdas del primer día que tocaste la trompa?

Creo que tenía unos nueve años. En principio, yo había querido tocar el bombardino pero de repente vino Manuel Campos como director de la banda de mi pueblo, que era trompa solista de la Banda Municipal de Valencia. La persona que me estaba ayudando en aquel momento, Francisco Javier Martínez Arcos, hoy subdirector de la Banda Municipal de Madrid, me convenció para que aprovechara a un trompista tan bueno y eligiera la trompa.

¿Cuál es el mejor recuerdo que guardas sobre un escenario?

Muchísimos. Recuerdo sobre todo los últimos, que he hecho de solista, con el Cuarteto de trompas MMM & Stomvi y la Banda del Conservatorio de Música de Aragón… Hace poco toqué en el Musika – Música de Bilbao el Octeto de Schubert, que es una obra preciosa. Yo trabajé 15 años allí y, volver a tocar después de tanto tiempo, además en esta formación de música de cámara, fue una sensación muy especial.

O sea, en los que tú tienes más papel.

Sí, en ese aspecto los músicos somos muy egoístas y, aunque estemos tocando en conjunto, tenemos un buen recuerdo depende de cómo nosotros lo hayamos interpretado.

¿Y el peor?

Quizá el típico día de trompista que no eres capaz de concentrarte y no te sale nada. Recuerdo una ópera de Mozart con el maestro Maazel, había tenido que viajar y no encontraba la concentración. En Mozart, la trompa es muy delicada. Si lo tocas bien nadie se entera, pero si lo tocas mal se entera hasta el sordo de la sala. Tampoco fue muy escandaloso, pero es uno de esos días que se te quedan señalados.

bernardo cerca

Cuando nació tu hija, ¿le tocabas nanas para que se fuera acostumbrando a lo que le esperaba?

Alguna vez le tocaba alguna nana, pero la verdad es que no quiere saber nada de la música. ¡Y mucho menos de la trompa! Es muy curioso porque la apuntamos primero a piano, luego a violín… Y un día, desayunando, le dijo a su madre: “Bueno, el año pasado tocaba el piano, éste el violín, al año que viene ya veremos y así hasta que os deis cuenta”. Ese día fue el que decidimos darnos cuenta.

¿Eres de lo que prefieres domingo de sofá y manta o de excursión en la montaña?

Domingo de sofá y manta, aunque normalmente siempre va acompañado de la trompa. Es uno de los pocos días que está libre que nos queda para estudiar. Me vendría genial lo de la montaña y sé que sería muy positivo para mí, pero prefiero sofá, manta y tele.

¿Cuál es tu plato preferido antes de un concierto?

Justo antes de los conciertos, nunca suelo comer. La verdad es que, aunque dé otra apariencia, me suelo poner nervioso y me afecta bastante al estómago. Mis comidas los días de concierto suelen ser arroz o pasta porque si no hago más visitas al baño de las deseadas. Después de concierto me suelo vengar.

Con café, copa y puro.

Con carajillo.

¿Qué música suena normalmente en tu coche?

Música ligera, por desconectar: Michael Bublé, Julio Iglesias, Celtas Cortos, Raphael, todos los tipos de folkore… A no ser que tenga algún concierto, que procuro grabarme esa música en el coche y me sirve de estudio.

¿Cuál es la cosa más rara que le has visto hacer a un músico?

Te puedo hablar sobre mí, que antes de un concierto siempre necesito ir al baño. Los que viven cerca de mí lo saben y se ríen, entran al camerino y preguntan si estoy en el baño… Es como una seña de identidad.

¿Cuál es el chiste más malo sobre trompistas que te han contado?

El famosos de cómo llama un hijo a su padre, que lo llama Praprá. Aunque yo prefiero que me llame Praprá que Puapuá.

¿Con qué compositor (vivo o muerto)  te reencontrarías para tomar un café y decirle cuatro cosas sobre sus composiciones?

Les diría más cosas buenas que malas. A Mozart le preguntaría por qué escribía cosas tan difíciles para nosotros, no tanto en sus conciertos para trompa sino en el propio acompañamiento. Y con quien sí me gustaría hablar mucho rato sería con Richard Strauss. Le preguntaría cómo sabía tantas cosas de la trompa para haber escrito tan bien y tan bonito.

Sordinas Humes & Berg y Voigt Brass, variedad de modelos donde elegir

A la hora de buscar una sordina, te encontrarás con una amplia variedad de marcas y modelos, pero lo importante a la hora de elegir cuál es la que mejor se adapta a nosotros es tener claro para qué la vamos a utilizar (si buscamos una sordina de estudio, para música clásica, para jazz, etc.) Hoy hablamos de las sordinas Humes & Berg y Voigt Brass, dos fabricantes muy distintos en cuanto a productos que ofrecen modelos con una excelente calidad. ¡Conócelos y elige el tuyo!

Sordinas Humes & Berg

Humes & Berg lleva desde 1935 trabajando en la fabricación de accesorios para instrumentos de viento. Sus sordinas fueron las primeras que se fabricaron en Estados Unidos y, desde su creación, la compañía ha seguido manteniendo durante décadas ese diseño característico en todos sus modelos que las ha hecho fácilmente reconocibles. Sus colores y su diseño con un cierto aire vintage forman parte ya de la imagen de la marca norteamericana.

Con distribución en 50 países de todo el mundo, las sordinas Humes & Berg tienen modelos para trompeta, trombón, fliscorno, tuba, trompa, etc; y destacan sobre todo por su amplio catálogo de modelos, algunos de ellos convertidos en iconos de referencia a nivel internacional.

sordinas humes berg modelos

Humes & Berg ofrece sordinas de estudio, ideales para estudiar en espacios donde no podemos ensayar a campana abierta, y sordinas Straight, con diseños duraderos e innovadores. Completa su catálogo con multiplicidad de modelos propios, lo que le hace distinguirse de otras marcas por su variedad de opciones a la hora de elegir.

Tienen, entre otros, modelos como el Pixie Straight, más pequeño que el anterior con el que se consigue aportar un timbre diferente; el modelo Cup, con copa regulable fabricado en fibra vulcanizada; el Derby, uno de los modelos más utilizados por los instrumentistas de jazz; o el Plunger, muy característico también de su línea de fabricación.

Pero si hay que destacar uno de los modelos más identificables de Humes & Berg, ése podría ser seguramente el Velvet Tone, una de las sordinas de referencia de este fabricante estadounidense que aporta mayor oscuridad en la sonoridad por la configuración de sus materiales.

Sordinas Voigt Brass

Las Sordinas Voigt Brass, fabricadas en Alemania, están elaboradas con materiales de primera calidad que las hacen especialmente cómodas y duraderas y presentan unas características que las hacen únicas. En primer lugar, estas sordinas no ofrecen resistencia a la hora de tocar, por lo que el aire fluye fácilmente a través de ellas en cualquiera de los registros. Sus materiales y su diseño hacen que sean rígidas y a la vez muy ligeras, además de sonar siempre afinadas.

Voigt Brass nos ofrece sordinas tanto de estudio como Straight para trompa, trompeta y trombón.

sordinas voigt brass modelos

A diferencia de las de Humes & Berg que tienen un diseño standard, estas sordinas de estudio incorporan un pequeño tapón que se puede mover fácilmente con la ayuda de un lápiz, con lo que conseguimos modificar la resistencia que queremos que la sordina nos proporcione. Estas sordinas atenúan el sonido, por lo que serán perfectas en situaciones en las que no podamos estudiar a mucho volumen.

sordina voigt straight

En cuanto a las sordinas Straight, tanto las de trompeta como las de trompa y trombón, incorporan un anillo protector de la parte superior de las mismas para evitar cualquier tipo de rozadura que pudiera dañar el instrumento. Además, la sordina de trompa lleva una cuerda fina elaborada en piel para el sistema de afinación. Las sordinas Straight producen un sonido apagado pero brillante al mismo tiempo, que las hacen ideales sobre todo para acompañamientos y son las más utilizadas en la interpretación de música clásica y jazz.

Lo cierto es que cada sordina tiene un sonido muy personal, tanto en unas marcas como en otras, así que nuestra recomendación es que te acerques a probarlas a Sanganxa y decidas por ti mismo cuál es la que mejor se adapta a tu forma de tocar.

Acceso al conservatorio superior: los consejos de David Alonso

¿Pensando en  estudiar en el conservatorio superior? ¿Planeando realizar las pruebas de acceso? Antes de empezar, respira hondo, relájate y déjate aconsejar por uno de los instrumentistas más prestigiosos de nuestro país. David Alonso, profesor de saxofón del Conservatorio de Cáceres (entre otras muchas cosas), nos cuenta cómo debemos afrontar esta prueba. Nos informa de qué forma podemos prepararnos y nos recuerda que lo más importante de la música es disfrutar de ella.

¿Cómo elegir el repertorio? En el momento en el que nos planteamos presentarnos a una prueba de acceso al conservatorio superior, una de las primeras cuestiones que debemos resolver es qué repertorio vamos a interpretar, qué obras de las que estamos estudiando son las adecuadas. Aunque lo mejor en estos casos es dejarnos aconsejar por nuestro profesor, que es quién conoce nuestras virtudes y nuestros defectos, David Alonso nos da un argumento de peso para pensar que nuestra elección puede ir por el buen camino: “El repertorio de Enseñanzas Profesionales  es bastante exigente porque ya se trabaja contenido de nivel superior, lo que conseguiremos con ellas en cursos avanzados será afianzarlas y asimilarlas”.

ACT_david_alonso

¿Cómo plantear el estudio? Lo que más nos gusta a los músicos es tocar un concierto, eso está claro, pero la preparación es muy distinta. Estudiar música es comparable a practicar un deporte, por eso los apartados técnicos (notas largas, respiración, embocadura, articulación) deberían trabajarse un mínimo de un 30% del tiempo, otro 30% se dedicaría a la aplicación de la técnica a unos estudios concretos y un 40% al repertorio propiamente dicho.

¿Y en cuanto a las horas de estudio? ¡Las máximas posibles! “La carrera musical es una forma de vida. No se trata sólo del estudio, también hay que escuchar música, asistir a conciertos…”, recuerda. Pero, sobre todo, David Alonso insiste en algo que no debemos olvidar en ningún caso: “Lo más importante de la música no es llegar a tocar mejor o peor. Lo importante son los valores que tú adquieres, los que te hacen crecer como persona”.

¿Y el instrumento? Al igual que nos preparamos nosotros para una prueba, debemos también preparar nuestra herramienta de trabajo. Lo ideal es contar con un técnico de confianza y hacer un mantenimiento anual, la forma más sensata y más barata de asegurarnos que el día de la actuación nada pueda fallar. Y es que, “nos valemos de un instrumento que hay que mimar día a día”.

Aparte del instrumento, también es importante una preparación psicológica, la que te permite afrontar la actuación en las mejores condiciones. Y es precisamente aquí donde cobra relevancia ese camino por la educación musical en el que se va creciendo día a día. Como ocurre con un idioma, hay quien conoce mil palabras pero no sabe cómo utilizarlas y hay quien sólo sabe cien y las utiliza todas. Cuanto más vocabulario sabes, más herramientas tendrás a tu alcance.

acceso superior pruebas¿Y qué ocurre si no se consiguen nuestros planes? “Si la música es tu forma de vivir, el éxito viene porque tú te vas a sentir realizado. Da igual que seas catedrático o profesor en una escuela, lo importante es ser feliz contigo mismo”. Porque, dejando a un lado el estudio, David Alonso nos recuerda que lo que no debe faltar cuando tocamos un instrumento es precisamente ese valor añadido. “El compositor escribe la pieza pero la expresa el intérprete, no debemos olvidar que somos nosotros quienes filtramos ese mensaje, quienes lo interpretamos. Y esa experiencia, cuando haces una buena actuación, es algo que no se paga de ninguna manera”.

Le preguntamos a David Alonso si recuerda cómo fueron sus pruebas de acceso al conservatorio superior y nos dice muy tranquilo: “no lo pasé mal porque iba muy preparado. La gente que va bien preparada siempre tiene plaza”. ¡Tomamos nota del consejo!

Calendario de las pruebas de acceso a conservatorios superiores:

Conservatorio del Liceu de Barcelona: a partir del 27 de junio

Taller de Músics de Barcelona: del 20 al 22 de junio

Escola Superior de Música de Catalunya ESMUC: del 3 al 13 de junio

Conservatorio Superior de Castellón: 14 y 15 de julio

Conservatorio Superior de Alicante: del 28 al 30 de junio

Conservatorio Superior de Música de Valencia: del 20 al 27 de junio

Conservatorio Superior de Música de Murcia: a partir del 20 de junio

Conservatorio Superior de Música de Aragón: del 20 al 27 de junio

Conservatorio Superior de Música de Navarra: del 13 al 16 de junio

Centro Autorizado Superior de Música del País Vasco MUSIKENE: del 15 al 29 de junio

Conservatorio Superior de Música de Oviedo: a partir del 23 de junio

Conservatorio Superior de Música da Coruña: del 20 al 23 de junio

Conservatorio Superior de Música de Vigo: del 20 al 23 de junio

Conservatorio Superior de Música de Salamanca: del 15 al 30 de junio

Real Conservatorio de Música de Madrid: del 20 al 24 de junio

Conservatorio Superior de Música de Castilla La Mancha: del 17 al 23 de junio

Conservatorio Superior de Badajoz: a consultar

Conservatorios Superiores de Música de Andalucía (Córdoba, Granada, Sevilla, Jaén, Málaga): del 24 de junio al 5 de julio

Conservatorio Superior de Música de las Islas Baleares: del 21 al 23 de junio

Conservatorio Superior de Música de Canarias: a consultar

X